Fundación Saber.es
Llamazares presenta su libro, Las rosas de piedra, en la Catedral de León

El escritor leonés Julio Llamazares, junto con el dibujante José María Pérez, «Peridis», y Juan Cruzpresenta, presenta en la Catedral de León 'Rosas de piedra', la primera parte de un libro que relata seis años de viajes por 45 catedrales españolas. Llamazares reivindicó en su presentación, la figura del viajero, 'que como afirmó Rimbaud, parte por partir, frente a la plaga de langosta que son los turistas, a quienes parece que les han convencido para que viajen y para los que no existe ni el azar ni la capacidad de sorprenderse por nada'.

EFE

Llamazares presenta su libro, Las rosas de piedra, en la Catedral de León.

No es casual que se presente en León. Ésa fue la primera catedral que Llamazares vio cuando tenía "seis u ocho años" y ninguna otra le ha parecido "tan bella como ésta que parece suspendida, más que alzada, sobre el suelo, y que semeja un caleidoscopio de tanto cristal que tiene", señala el escritor en su nuevo libro.

Publicado por Alfaguara, "Las rosas de piedra" recoge el viaje del autor por las catedrales de la mitad norte de España. Del resto se ocupará en un segundo volumen en el que ya trabaja.

¿Qué le llevó a emprenderlo? Quizá la atracción que, desde siempre, ha sentido por las catedrales y también su "preferencia por esos mundos que han quedado a desmano de la historia o simplemente de la realidad. Y las catedrales, por más que algunos pretendan, no son ya más que espejismos, reliquias de un tiempo ido que quedó aprisionado en ellas", asegura.


Para Llamazares, "la culpa de que este consumismo exacerbado en el que vivimos inmersos se traslade a las catedrales, lo tiene la propia Iglesia, que es quien patrocina el negocio en sus templos". Otro de los graves problemas que tienen estos templos, que el escritor definió como "espejos o "cajas negras" de las gentes y regiones en las que se ubican", es el dinero que cuesta mantenerlas.

Esta "idiosincrasia" que reflejan las catedrales, Llamazares la ejemplificó con el presupuesto de 5.000 millones de euros que se van a destinar a la restauración de la Catedral de Vitoria, el triple del que se destina a las 11 catedrales de Castilla y León juntas, aún siendo la Comunidad con mayor patrimonio artístico.

EMPRESA CATEDRALICIA.

"España es un país que ha dejado de ser católico y donde el sentido de lo religioso, en general, se ha perdido muchísimo", dijo. Por eso, para el escritor, "el destino de la mayoría de catedrales es por, desgracia, convertirse en museos. La gente ha convertido a los centros comerciales y a los museos en las catedrales del siglo XXI", apuntó.

El autor admitió que "Rosas de piedra" es la empresa "más ambiciosa y catedralicia, no sólo por el tema sino también por su extensión". "No es que tenga una razón clarividente para haber elegido esta temática", comentó Llamazares quien matizó que siempre escribe "por gusto y pensando en lo que a él le gustaría leer, sin más sentido del oportunismo. "Cuando empecé todavía no había comenzado esta fiebre que hay ahora por las novelas en torno a las catedrales", añadió.

LA EMOCIÓN DE LO BELLO.

Llamazares explicó que, desde la primera vez que vio de niño la Catedral de León, quedó fascinado "por estos fastuosos edificios que le han seguido atrayendo hasta ahora".

La premisa de la que partió fue la de adoptar la terminología eclesiástica. Salvo una iglesia que incluyó por debilidad propia, las edificios visitados son aquellos en los que sienta cátedra un obispo.

A la hora de narrar, el escritor ha evitado centrarse en una descripción minuciosa de la historia de estas construcciones. No quería caer en escribir una guía de viajes más. "Me interesaba más bien trasladar la emoción que he sentido ante la belleza de los edificios, de su música y de la vida o no que generan a su alrededor", aclaró.

"VIVIR PARA CONTARLO".

Para ello, el autor no dudó en asentarse un día entero en la catedral, paseando, observando y hablando con la gente. Un día incluso la policía me pidió mi documentación por desconfiar de que llevase tanto tiempo en el templo, comentó. "Si mi madre hubiese sabido que la policía me paró por querer ir a misa, ni se lo creería", bromeó.

Aunque no sea creyente, Llamazares consideró que "las catedrales son edificios maravillosos que cuentan a quienes se acercan a ella historias fascinantes, trágicas y todo lo que uno quiera leer en ellos". El autor confirmó que pese a las más de 50 misas y rosarios a los que ha asistido en estos seis años de visitas, "no ha visto a Dios ni se ha encontrado con ningún misterio telúrico lleno de ocultismo". Eso sí, Llamazares defendió que "si Dios tiene algún lenguaje, ese debe de ser el de la música, que eleva el espíritu de quien la escucha".

El autor llegó a afirmar que "la figura del viajante se identifica plenamente con la del escritor. Ambos observan y contemplan y después trasladan a los demás lo que han experimentado".

"La literatura fundacional es sin duda la de viajes". Para el escritor, los viajes han estado siempre en la esencia de la literatura, "como lo muestran las grandes obras del pasado: desde el Éxodo, pasando por los viajes de Marco Polo, hasta el Quijote que encubierto como novela, es un verdadero libro de viajes". El viaje, es, en el fondo, una metáfora también de la vida de cada uno que como le ocurre al escritor, se enfrenta a páginas en blanco con la mente abierta.

Fundación Saber.es
c/ Roa de la Vega, 18 - 24001 · LEÓN
Copyright 2008.
Información general:
Tel 987 87 57 97
info@saber.es
Publique su obra:
Tel 987 87 57 97
publicaciones@saber.es