Fundación Saber.es
León da a conocer dos belenes que aúnan tres siglos de cultura y tradición hispana y napolitana

El Museo de la Siderurgia y la Minería de Castilla y León, ubicado en la localidad de Sabero, acoge hasta el día 11 de enero El Belén Antonovich de la Montaña.

Europa Press

León da a conocer dos belenes que aúnan tres siglos de cultura y tradición hispana y napolitana.

El Belén Hispano-Flamenco Antonovich de la Montaña, ubicado en el Museo de la Minería de Castilla y León de Sabero, data del siglo XIX e incluye 150 piezas, además de representar escenas típicas italianas como el Vesubio de fondo o el Misterio bajo las ruinas como símbolo de la caída del Imperio Romano y el triunfo del cristianismo.

En la parte de abajo aparecen demonios que encarnan el mal bajo el triunfo del bien, simbolizado en la figura del recién nacido.

En cuanto a la parte izquierda de la escena, se muestra un cortejo de músicos turcos que acuden a adorar al niño Jesús, una imagen propia de los belenes hispano-napolitanos y en la parte derecha aparece el exotismo encarnado en la figura de la princesa georgiana a la que acompaña un galgo.

Además, incluye otros pasajes de los Reyes Magos a caballo, una posada o los tres pastores que representan las tres edades del hombre.

La colaboración entre el Instituto Bíblico y Oriental, depositario de este Belén, la Fundación Eulen, la Obra Social de Caja España, la Junta de Castilla y León y el propio Museo, ha propiciado que este “valioso” nacimiento recale en la Montaña Oriental Leonesa.

El Belén Hispano-Flamenco Antonovich que se muestra en el complejo de San Isidoro data del siglo XVIII y está dispuesto con las características propias de los belenes hispano-americanos, por lo que se estructura de una manera "más familiar".

Según explicó uno de los responsables del Instituto Bíblico y Oriental de León, Jesús García Recio, sacerdote licenciado en Semíticas y Ciencias Bíblicas, la tradición de los belenes hispano-napolitanos surgió en el siglo XVIII a causa del gusto de Carlos III, hijo de Felipe V e Isabel de Farnesio, en la época en la que reinó Nápoles.

Así, su origen proviene del encargo realizado por Carlos III a la Real Manufactura de Porcelana de Capodimonte de figuras para construir un belén, por lo que algunas piezas tienen rasgos un tanto "exagerados", como los que se imprimen en partes como la nariz o las manos de los personajes.


El Belén Antonovich es fruto de más de 50 años de coleccionismo y del “vivo” interés por la Navidad que despertó desde muy niño en Francisco Antonovich, en este amante de la antigüedad. Sus figuras, todas ellas autenticas obras de arte elaboradas a mano con la “fiel” tradición belenística de Nápoles, conforman un impresionante cuadro barroco enmarcado en una escenografía diseñada por el escultor italiano Ciro Abilitato. Otro destacado escultor de origen español pero afincado en París, Ángel Peres, es el responsable de dotar de vida y movimiento a todos los personajes, “que con gran armonía fluyen hacia la escena central del misterio”.


Esta es la primera vez que se expone este belén en el Museo de la Minería de Sabero, ya que las piezas que lo componen se mostraron el pasado año en San Isidoro. Durante los dos primeros días de exposición se han registrado en este espacio un total de 500 visitas.
El pasado año registraron un total de 30.000 visitas, una cifra que se espera volver a alcanzar durante esta Navidad.

COLECCIÓN DE ÓLEOS DE PIERRE BALZIN

Paralelamente, en el espacio ocupado por el Instituto Bíblico y Oriental de León en el complejo de San Isidoro se exponen nueve de los 29 óleos de la colección del francés Pierre Balzin, con escenas de arte moderno de la Navidad en una extensión de 1,3 por 1,6 metros.

Pierre Balzin fue creador del Museo de Marfiles de Dieppe de Normandía y regaló esta colección al Instituto Bíblico y Oriental un mes antes de su fallecimiento, que tuvo lugar el pasado día 25 de agosto.

De esta manera, se trata de la primera vez que se exponen estas obras, entre las cuales Jesús García Recio destacó la "Huída a Egipto" y el "Bautismo en el Jordán". Todas ellas se acompañan de textos explicativos sobre los pasajes evangélicos a los que se refieren.


INSTITUTO BÍBLICO Y ORIENTAL

El Instituto Bíblico y Oriental comenzó sus actividades en León en el año 2003, promovido por Jesús García Recio e impulsado por el propietario del grupo Eulen, David Álvarez y por la Obra Social de Caja España.

Se trata de una fundación cuyo objetivo el estudio y la reflexión de la biblia y de Oriente y dispone de una biblioteca asiriológica, un museo bíblico y oriental con textos cuneiformes, egipcios, hebreos, arameos, siríacos, coptos y etiópicos.

Jesús García Recio destacó la labor de un empresario como David Álvarez en el instituto, interesado por cuestiones como el humanismo, la historia o el saber que "desde el primer momento" impulsa y mantiene esta fundación.

Fundación Saber.es
c/ Roa de la Vega, 18 - 24001 · LEÓN
Copyright 2008.
Información general:
Tel 987 87 57 97
info@saber.es
Publique su obra:
Tel 987 87 57 97
publicaciones@saber.es