Fundación Saber.es
La Basílica de San Isidoro se consolida como un enclave lleno de regia historia leonesa

San Isidoro aglutina la mejor muestra de arquitectura, pintura y escultura románica.

El Mundo.

La Basílica de San Isidoro se consolida como un enclave lleno de regia historia leonesa.

Muchos siglos de historia han llevado a la basílica de San Isidoro a convertirse en un referente del románico a nivel nacional.

Más de 100.000 personas se acercan cada año a contemplar los tesoros pictóricos, escultóricos y arquitectónicos que guarda, no en vano es el museo más visitado en Castilla y León, y los jueves por la tarde abre sus puertas gratuitamente.


Su museo agrupa varias dependencias, situadas en dos plantas. La visita guiada a las tres salas y al claustro permite no sólo descubrir lo que el edificio cuenta por sí mismo sino acercarse un poco más a la historia de los Reyes de León a través de las piezas que jalonan sus salas.

La primera planta descubre al visitante el Panteón y lo sumerge en los frescos de sus bóvedas. Mandado edificar por Fernando I y su esposa Doña Sancha a mediados del XI se convirtió en el enterramiento de 23 personajes entre el siglo de su construcción y el XII. Durante la Guerra de Independencia las tumbas fueron expoliadas.

Las pinturas, del siglo XII, cuya temática es la vida de Cristo, conservan sus colores originales. El esplendor cromático del conjunto se logró sólo con rojos, azules, ocres y amarillos.

De la bóveda cromática se pasa a la claridad del claustro, alrededor del cual se conservan fragmentos de construcciones anteriores y lápidas, donadas por abades de la Colegiata o encontradas en excavaciones como la romana Villa Lis.

Una escalera de caracol da acceso a la planta superior de la torre, donde se encuentran la Sala del Tesoro y la Biblioteca.

Las desamortizaciones hicieron mella en San Isidoro, y lo que ahora es el museo no fue una excepción. No obstante, estas salas conservan piezas de gran valor y antigüedad.

La Cámara de Doña Sancha, también conocida como Sala del Tesoro, ocupa la parte de la tribuna desde donde los reyes seguían las misas. En ella se exponen objetos directamente relacionados con la monarquía leonesa como relicarios adornados con marfil, arcas de plata o el Cáliz de Doña Urraca, formado por dos copas romanas del siglo I a las que se añadió orfebrería y que la infanta regaló a la Basílica con motivo de su consagración.

La vinculación de Fernando I con la Basílica fue, precisamente, la que motivó el traslado de los restos de San Isidoro de Sevilla a León, que, como tesoro litúrgico, reposan en la iglesia desde 1063. Con el traslado de la monarquía leonesa a Burgos el palacio anexo a la Basílica se sumió en el abandono, hasta que en el XVI se derruyó y los monjes construyeron una biblioteca.

Esta biblioteca está conformada por más de 2.000 libros, entre los que se cuentan más de 300 códices incunables y primeras ediciones de los comienzos de la impresión. Pero en esta estancia la mirada del visitante se posa inevitablemente en unos libros de grandes dimensiones apoyados sobre facistoles. Se trata de los cantorales que los mojes empleaban en sus rezos.

A pesar de que el 20% de las piezas de San Isidoro no están expuestas aún, a la espera de una ampliación museística prevista desde el año 2000, la Colegiata, es sin duda alguna el más completo "tesoro" que guarda León.


CONCURSA EN "LAS MARAVILLAS DEL ROMÁNICO ESPAÑOL"


Incluida en el recorrido que ofrece el museo virtual de la Fundación Telefónica, este monumento tan leonés incluso lidera la clasificación del concurso "Maravillas del Románico Español" convocado por la Fundación Santa María la Real de Aguilar.

Desde el pasado 3 de noviembre y hasta el 28 de diciembre, los internautas pueden participar, a través de la página www.maravillasdelromanico.com, en el concurso Maravillas del Románico Español, que el Centro de Estudios del Románico (CER) de la Fundación Santa María la Real ha puesto en marcha para elegir los 7 edificios preferidos de los amantes de este estilo artístico. A día 1 de diciembre, la ganadora resultaría la colegiata de San Isidoro de Léon, seguida por la catedral de Santiago de Compostela (595 votos) y el monasterio de San Juan de la Peña, en Huesca (494).
Además,los estudios de estas obras se publicarán en un libro que verá la luz en verano de 2009.

Aunque nada está escrito de momento, lo cierto es que los edificios románicos de Castilla y León se han colado en la lista de los diez primeros.

Eso sí, todavía queda mucho por ver y decidir y la lucha se prevé complicada, dada la talla del resto de joyas del románico que compiten en este concurso.

La Fundación Santa María la Real, es una entidad privada sin ánimo de lucro, ubicada en la localidad palentina de Aguilar de Campoo, que tiene como misión fundamental promover iniciativas de desarrollo sostenible, basadas en la valorización del patrimonio, entendido en el sentido más amplio de la palabra. Casi 200 personas trabajan en los distintos proyectos que desarrolla la entidad fundada en 1994.


Más información sobre Fundación Santa María la Real en www.santamarialareal.org. Toda la información de prensa adicional y la recopilación de notas de prensa están disponibles en la zona de DESCARGAS de la página web.

Para ampliar esta información:

Fundación Santa María la Real
Patricia García
Responsable de Comunicación

Monasterio Santa María la Real
34800 Aguilar de Campoo
Palencia - España

Tel. +34 979 12 50 00
Fax. +34 979 12 56 80

Email: pgarcia@santamarialareal.org
www.santamarialareal.org

Fundación Saber.es
c/ Roa de la Vega, 18 - 24001 · LEÓN
Copyright 2008.
Información general:
Tel 987 87 57 97
info@saber.es
Publique su obra:
Tel 987 87 57 97
publicaciones@saber.es