Helios, en actitud hosca y desafiante, parece vigilar la vida de la ciudad de Cáceres desde su privilegiada situación pétrea. Un casco de guerrero humaniza su condición formando un curioso conjunto.